Más sobre el vecino de arriba

Editado a las 01:00 del 2004-06-10

Hace algunos días me di cuenta de que ya hace bastante que no escucho las fatigas que se prodigan los vecinos de arriba. Lo cual no deja de ser curioso porque hasta ahora la pareja había venido funcionando con bastante periodicidad. Lo que sí he venido escuchando han sido ruidos de otra naturalea: golpes, movimiento de muebles, etcétera. Supuse que el corpulento vecino estaba montando alguna estantería o similar, aprovechando que el Ikea está relativamente cerca de casa.

Pero no. Ayer por la tarde, al llegar a casa, me encontré a un individuo cambiando la etiqueta del buzón. Me fijé (no porque yo sea un cotilla, nooo, que vaa...) y estaba cambiando la etiqueta del buzón que está justo debajo del nuestro, correspondiente al piso de arriba. No parece haber mejor indicación de que ha habido un cambio de vecinos (el piso es de alquiler).

Uno podría suponer que se acabaron los ruidos nocturnos, pero no. Beatrizia me ha dicho que el nuevo vecino (un chico de unos veinticinco años, ataviado con ropaje fashion de la muerte, como recién salido del Mercado de Fuencarral o de un videoclip de Lenny Kravitz) tiene la feliz costumbre de ducharse a eso de la una de la mañana, antes de irse a la cama. Y como las magníficas construcciones de Sacresa son como son, en el cuarto de baño del dormitorio se oye algo así como un pequeño Niágara en miniatura, lo cual viene ocurriendo desde hace una semana, siempre según versión de mi significant other.

Lo más curioso es que es a ella a quien importuna este caudaloso chorro proveniente del desagüe de arriba, y yo sigo durmiendo como un lironcín. A mí me molestaban más los golpeteos del cabecero de la cama, hasta el punto de ser capaces de arrebatarme de los brazos de Morfeo. Claro que no puedo jurar que se acabaron los ruidos originados por el natural retozo vecinal: a ver si este señor ahora se trae a la novia (o al novio, que todo es posible en esta vida) y tenemos tanto duchas a horas intempestivas como juergas de frecuencia semanal...

Espero que en este caso más valga bueno por conocer...

7 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://hronia.blogalia.com//trackbacks/19385

Comentarios

1
De: JJ Fecha: 2004-06-10 12:33

Has pensado contraatacar con ruidos similares? A lo mejor entran en oposición de fase, y se cancelan.



2
De: mp Fecha: 2004-06-10 12:50

No sé yo si hay en el mundo una casa de pisos donde no se oiga la ducha del vecino. Menos mal que no escuchas sus aguas mayores y menores.

Yo oigo cuando tiran de la cadena y cuando se duchan. Y en mi anterior piso también las aguas mayores y menores.



3
De: fernand0 Fecha: 2004-06-10 12:50

En privado podría contarles una experiencia que tuve yo en cierta ocasión....



4
De: Epaminondas Pantulis para fernand0 Fecha: 2004-06-10 12:58

¿En privado? Pues tienes mi dirección de correo arriba, en el .png de la izquierda: aprovecha ahora, antes de que los nuevos spammers avanzados me inunden el buzón de basura... :-)



5
De: JJ Fecha: 2004-06-10 13:03

Y a mi, ya puestos...



6
De: mp Fecha: 2004-06-10 13:46

¿Qué puede haber peor, Fernand0, que los gruñidos de un vecino y el posterior chapoteo fruto de sus esfuerzos? Creo que me pilló un estreñimiento a causa de eso.



7
De: canopus Fecha: 2004-06-10 13:57

Y yo que no me entero de los vecinos...
A veces pienso que vivimos solos en el edificio. Solo los he visto en raras ocasiones, y siempre en el portal.
Y lo curioso es que nosotros también pasamos desapercibidos, al parecer.
Tras un año en el piso (de segunda mano), la semana pasada la ex-propietaría nos dijo que sus ex-vecinas piensan que solo vamos a casa "a tender ropa", pero no vivimos allí ¿?

¿Se puede ser más tonto? ¿No es precisamente el tender ropa el signo más claro de que hay alguien viviendo?

En mi caso, sí que prefiero lo conocido, antes que un vecino pesado.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.180.46 (3720b17153)
Comentario